Lo que no le sucedió a Mies!

Los programas arquitectónicos, ya no solo son cada día más genéricos (vacíos flexibles), sino también in-determinados, in-terminables e in-completos. La definición y conclusión de una obra se ha vuelto imposible, en cualquier caso, obsoleto. Un requisito de cualquier arquitectura es hoy el final abierto.

Los proyectos se complejizan, entrando en una dimensión paradójica: se deben tomar decisiones mínimas, como cualquier obra construida reclama, pero al mismo tiempo, estas deben permitir expansión, crecimiento, dilatación,  desviación, deriva. Del mismo modo retracción, recorte, disminución o amputación. Esto reduce la definición solo de los elementos fundamentales.

Plano inferior/suelo, sostén/soporte y plano superior/techo.

Las aberturas como puntos conflictivos tienden a desaparecer. El panel traslucido o el paño transparente toma su lugar. Los programas se encapsulan para configurar el momento, mañana como ayer, esos mismos límites, albergarán otros personajes y otras funciones. Otras historias. Como en un zapping o un hipervínculo en la web, los programas mutan de verbo: dormir, criar, cocinar, amontonar, trabajar…

Las infraestructuras se posicionan en un lugar estratégico, allí aguardan esperando su activación. La dificultad agregada es esta. Un proyecto ya no es más “(1) un proyecto”.   Son varios al mismo tiempo, todos posibles, ninguno inviable.

Esto lo permite una estructura, una estrategia, o un mecanismo.

La planta genérica y sus estructuras ya evidenciaban neutralidad, flexibilidad, mutación (cambios internos). Pero no metamorfosis (cambio profundo en su forma, función y género). Se mostraban como una forma acabada. Lo que no les ocurrió fue crecer o disminuirse.  El proyecto final se podía imaginar, hoy ya no. Las fachadas se transforman, las dimensiones varían, y la escala por consiguiente, también lo hace.

Esto no les sucedió a Mies porque disponía de los recursos necesarios para pre-figurar una determinada escala. En cualquier caso que el artefacto entrara en corto circuito, lo que se revolverían serian sus órganos internos, sin alterar el caparazón. Esto es posible porque los recursos inyectados en el dispositivo, alcanzaban para construir la carcasa, la armadura, la coraza.

La mutación de escala sucede cuando la inyección de capitales = (materia+trabajo) se produce en pequeñas cantidades. Esto genera un organismo incremental económico.

El mayor y mejor ejemplo son los asentamientos espontáneos y precarios en las periferias o resquicios urbanos. Pequeños esfuerzos individuales convertidos en arquitectura. Pero no es algo exclusivo de un sector. Los barrios cerrados (countries) son la otra cara de una misma moneda = la modernidad reflejada en un charco del sur de América.

La inyección de grandes capitales se da en el ámbito público o en la esfera privada mediante sociedades de inversión. Cuando el capital está disponible desde un principio, es posible materializar una estructura contenedora inicial. Mientras esto no suceda, el organismo, como cualquier otro ser vivo, absorbe lo ingerido en micro dosis y mediante un mecanismo natural lo transforma en un aglomerado de partes: la simple acumulación.

Lo que se deduce de esto es que sólo se pueden determinar un mínimo de elementos, organizarlos de alguna manera, y depositarlos en la realidad desatando un mecanismo o un acontecimiento, en el cual la única certeza es que nunca será como lo imaginamos.

Las contingencias lo golpearán, las sudestadas lo azotarán y las bonanzas lo estimularán. La forma final será resultado del contexto. Ni más ni menos. Es un programa informático de código abierto. Una narrativa hipertextual.

El arquitecto comienza a in-definir, in-determinar, des-etiquetar. Las obras de arquitectura comenzaban a funcionar plenamente una vez terminadas. Algo imposible en artefactos que reclaman funciones y programas que se enciendan de inmediato, sucedan durante la construcción y  cambien en algún momento. Esta variante de arquitectura es más próxima a las instalaciones, a los eventos, ya que entre otras cualidades que comparten, el problema que las ocupa es el tiempo.

¿Como lograr una obra que se escriba en el tiempo?

¿Cuál es el mecanismo que se debe activar? ¿Cómo desatarlo?

 

05.2015

MG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: